Skip to content

Nadie te ama como Jesus

November 11, 2012


Reflección para el 32º Domingo, tiempo ordinario B. Las lecturas son 1 Reyes 17:10-16; Salmo 146; Hebreos 9:24-28 y Marcos 12:28-44.

Las lecturas de hoy nos presentan a dos viudas que nos enseñan dos cosas – parecidas pero un poco distintas…

La primera es la viuda de la primera lectura del primer libro de Reyes. Esta historia comienza un poco antes, en el capítulo 7 cuando Dios llama a Elías y le dice, “levántate, ve y espera.” Y así es con nosotros también: Dios nos llama, nos dice, “levántate y ve,” y a veces nos dice “quédate ahí y espera.” Pero Dios no envía a Elías al mejor lugar – lo envía a Sarepta, en la tierra de Sidón – adonde no había judíos fieles – ese era el reino de Israel, pero bajo el rey Ajab, casado con la malévola Jezabel – quienes no seguían los mandamientos. Es más, en esa región había una sequía, como castigo de Dios, porque no seguían sus mandamientos.

Pero ahí envía Dios a Elías – a veces Dios nos envía adonde no queremos ir, ¿verdad? –Pero hay que confiar –y, ¿con quién se encuentra? Con esta viuda, que probablemente no es judía, pero que de verdad confía en Dios. La viuda no tiene más que un poquito de harina y un poquito de aceite – lo suficiente para un panecillo y después, lo que planea es solo morirse de hambre. Pero Elías le dice lo que Dios nos dice a nosotros: “Entrégalo todo y Dios te cuidará – Dios se encargara de ti.” ¡Y que confianza! ¡Qué fe! ¡Ella confía y Dios cumple! Y así Dios nos lo pide a nosotros también. Muchas veces la limosna que damos no es de nuestra abundancia, sino de lo que nos sobra – el abrigo que llevo a Goodwill o al Salvation Army, no es mi mejor abrigo, ni uno nuevo, sino el más viejo y sucio – el que ya no quiero… ¿Podemos hacer lo que hace la viuda de Sarepta? ¿Podemos dar lo mejor que tenemos primero y confiar que Dios nos cuidará? Esa es la primera lección de hoy.

Y es muy parecido a lo que vemos con la viuda del evangelio. Ella solo da dos moneditas. Dos moneditas que no son nada. La verdad que importa que de sus moneditas – esas dos moneditas no van a salvar al templo ni ayudar a ningún pobre. Pero Jesús dice que ella da más que todo el resto de la gente. El resto puede que den una suma mayor, pero no dan de su abundancia, sino de lo que les sobra – la pobre viuda no tiene nada, y aun así, todo lo que tiene lo da. Esta lección tiene que ver con darlo todo, no tanto por confiar en Dios, ¡sino por amar a Dios!

Me recuerda un poco a dos lecturas de la que ya hemos hablado. ¿Se acuerdan del niñito que tenía cinco panes y dos pescados? El da todo lo que tiene. Lo que tiene nos es mucho – no para alimentar a 5 mil personas, pero lo que tiene lo da y Jesús lo multiplica. Jesús toma lo que tenemos, lo que sea y lo multiplica. Y, ¿se acuerdan el joven adinerado que le pregunta a Jesús que tiene que hacer para alcanzar el cielo? Jesús le dice, “sigue los mandamientos,”
―Ya eso lo he hecho
―Bueno, regala todo lo que tienes y toma tu cruz y sígueme.”
Jesús le pide que lo deje todo – que se deshaga de todas las cosas que le impiden seguir a Jesús. Que lo ame totalmente. ¿Se acuerdan la semana pasada? El escriba le pregunta a Jesús cual es el mandamiento más grande y Jesús dice: “amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con todas tus fuerzas y a prójimo como a ti mismo.” Si de verdad amo al prójimo como a mí mismo no le daría el abrigo viejo y sucio que ya no me gusta. No: Iría a comprar uno nuevo y ese es el que daría. Y si de verdad amo a Dios con todo mi corazón, toda mi mente y todas mis fuerzas – eso quiere decir, con todo mi ser – entonces le daría todo.

Esas son las lecciones de hoy: Primero, al prójimo: Dar de nuestra abundancia, no de lo que nos sobra y lo haríamos si de verdad confiáramos en Dios. Y segundo, darle todo a Dios! Podemos amar a Dios totalmente? La segunda lectura de la carta a los Hebreos nos recuerda que Jesús se hace sacrificio – por amor – Jesús se nos entrega totalmente, por amor. Eso es amor total. ¿Podemos nosotros darnos totalmente a Jesús, por amor?

Hoy es el 11 de noviembre y en Canadá celebramos “Remembrance Day,” el dia de recuerdo. En los EEUU es el día de los veteranos de guerra. Es el día en que recordamos a todos los hombres y mujeres que lo entregaron todo. Me parece que es apropiado que hoy celebremos a todas esas personas que dieron sus vidas para que otros pudieran tener libertad. Porque no hay amor más grande que dar tu vida por alguien. Y eso es lo que Jesús nos pide. El nos ha dado su vida totalmente. ¿Podemos darle nuestra vida totalmente a Él?

Quizás lo hacemos o lo hacíamos, no sé, pero quizás hoy es un buen día para comenzar y comenzar de nuevo a ofrecer lo que tenemos aquí en misa. ¿Qué trajiste a misa hoy? ¿Cuáles son tus panes y tus pescados: Tus temores, tus dolores, tus valores, tus rencores, tus amores….? Todo eso lo traemos aquí durante el ofertorio y lo ponemos aquí al pie de la cruz para que Cristo lo transforme así como transforma el pan y el vino – así como nos transforma a nosotros en su Cuerpo. Y cuando lo recibimos en la Eucaristía, “El cuerpo de Cristo” – y respondemos “Amen,” estamos diciendo, “Si Señor yo creo. Si Señor me entrego totalmente a ti. Señor tómame. Señor quiero amarte totalmente. Ayúdame a amarte totalmente y a amar al prójimo como tú los amas…”

El canta-autor latinoamericano Martin Valverde tiene una canción que de verdad lo resume todo. Jesús nos dice:

¡Cuánto he esperado este momento!
¡Cuánto he esperado que estuvieras así!
¡Cuánto he esperado que me hablaras!
¡Cuánto he esperado que vinieras a Mí!
Yo sé bien lo que has vivido,
Y sé también por qué has llorado.
Yo sé bien lo que has sufrido,
Pues de tu lado nunca me He ido.

Yo sé bien lo que me dices,
Aunque a veces no me hablas.
Yo sé bien lo que en ti sientes,
Aunque nunca lo compartas.
Yo a tu lado he caminado,
Junto a ti Yo siempre he ido
Y aún a veces te he cargado,
Yo he sido tu mejor amigo.

CORO:
Pues nadie te ama como Yo. Nadie te ama como Yo.
Mira la Cruz, esa es mi más grande prueba-
Nadie te ama como Yo.
Pues NADIE te ama como YO.
Mira la Cruz.
Fue por ti, fue porque te Amo,
Nadie te ama como Yo.

Advertisements

From → Español

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: